Imagen de cabecera aleatoria... °Pulsa F5 si quieres ver otra!

La ropa

Que me perdone el buen Hackett, pero odio y odiar√© eternamente el acto de comprar ropa, y de pasar siquiera dos minutos delante del armario pensando qu√© me pongo. Soy consciente de que invirtiendo algo de tiempo y dinero en este aspecto mi presencia subir√≠a varios enteros, pero va contra mi naturaleza, eminentemente pr√°ctica y perezosa para las cosas que no me calman el hambre mental. Este post sirve como contestaci√≥n a un meme que el citado bloguero¬†lanz√≥ hace bastante tiempo, y que me he resistido a aceptar porque, sinceramente, no tengo ni idea de qu√© contestar en la mayor√≠a de preguntas. As√≠ que voy a contar mi relaci√≥n con nuestra segunda piel, la ropa, a mi manera: una sucesi√≥n de ideas desordenadas que brotan mientras mascullo entre dientes sobre el tema al ritmo de la m√ļsica del √°lbum New Wave, de The Auteurs.

Para mi lo m√°s importante a la hora de vestir es la comodidad. Respeto los m√≠nimos que dicta el sentido com√ļn a la hora de ir a trabajar, a una boda o a un acontecimiento social, y creo que tengo el n√ļmero y surtido de prendas necesarias m√≠nimos para cumplir con todos los fregaos en los que me puedo ver involucrado.

Todo lo que exceda de eso, me sobra. De hecho, hoy he ido a comprarme un traje, dos pares de gemelos y un cintur√≥n, y me he dado cuenta de que es casi la primera compra de ropa que hago en a√Īos. Llevo los mismos abrigos que hace cuatro, cinco y seis a√Īos (el √ļltimo lo compr√© en Dubl√≠n en julio de 2004). Tengo s√≥lo un par (un par = unos pantalones, un par !=¬†dos pantalones) de vaqueros en condiciones, y tres o cuatro reventad√≠simos pero m√°s c√≥modos casi que un pijama, posiblemente por estar tan desgastados que vienen a ser igual de finos que dicha prenda de alcoba y reposo. Jerseys, tengo cinco, de los cuales s√≥lo me gustan dos. Camisas, seis, de las cuales s√≥lo una tiene menos de tres a√Īos. Camisetas, de publicidad y algunas que me gustan, la mayor√≠a regalos. En lo √ļnico que me he permitido ciertas licencias es en comprar camisetas del Sevilla FC. Tengo cinco, creo. Pero a fin de cuentas las tengo por devoci√≥n, no por afici√≥n a la ropa deportiva (de hecho las uso poqu√≠simo, no me las pongo a no ser que vaya jugar al f√ļtbol con ellas o a ver un partido).

Sé que tarde o temprano cambiaré esta dejadez por un interés mesurado en cuidar y mejorar mi imagen externa a través de la vestimenta, pero a día de hoy me importa -1, si se me permite el matematicajo. Soy muy feliz así, la verdad. Además, cuando me arreglo el factor sorpresa juega un papel determinante a la hora de alcanzar los objetivos perseguidos con el proceso de maqueado externo. 

Creo que de alguna forma que no acierto a explicar he saldado la deuda que contraje con Hackett al comentar en su post, de forma totalmente gratuita y desinteresada por mi parte, y que a pesar de ello no me ha dejado dormir hasta hoy a pierna suelta.

El meme, como siempre, lo dejo abierto. Si te ha gustado, hazlo. Pero mejor b√°sate en el post de Hackett, porque este texto no tiene ni zapatos ni boina.

February 3, 2009   11 comentarios