Imagen de cabecera aleatoria... °Pulsa F5 si quieres ver otra!

Viernes, cine VIP en Panam√°

Hoy no os hablar√© de cine en cuanto a las peliculitas que me suelo calzar en casa, mayormente los viernes. No. Hoy os hablar√© de lo que se siente cuando vas por primera vez a una sala VIP en tu vida. S√≠, soy un cateto, lo s√©, pero no pude evitar que me entrara la risa floja cuando entr√© en la misma y vi mi primera pel√≠cula (mal√≠sima, por cierto) en un lugar dotado de m√°s comodidades que el sal√≥n de tu casa o tu dormitorio. Toda una experiencia. Lo primero que tengo que comentaros os va a dar un poco de envidia, y es que aqu√≠ en Panam√° City las salas VIP cuestan 6 $, lo que vienen a ser unos 4 ‚ā¨ y pico. Las normales, 3 $. S√≠, lo s√©. As√≠ es la vida.

Lo primero que notas nada más entrar es que hay muy pocos asientos para el espacio disponible en la sala. Obviamente, ya que los asientos son como grandes butacones de cuero, con algo de separación entre sí, aunque algo agrupados en parejas, ejem, ejem. Además, tienen muchísima distancia con respecto a los asientos delanteros. Te sientas y puedes reclinarlo hasta tumbarte, con lo que sube una plataforma de la parte inferior del asiento para que mantengas la posición horizontal en todo tu cuerpo. Corres el riesgo de quedarte dormido.

Lo mejor de todo es que hay un botoncito m√°gico que si pulsas viene alguien muy amable para atenderte en voz muy bajita, sirvi√©ndote toda la comida o bebida que pidas, a precio antol√≥gico. Fui con un compa√Īero de curro y me entr√≥ la risa por todo esto que os cuento y porque la pel√≠cula era terrible, con lo que aprovech√© el tiempo para descansar, para degustar lo que hab√≠a ordenado tomar y para pensar en mis futuras visitas a ese cine, mejor acompa√Īado si cabe y para disfrutar de buenas pel√≠culas, que tambi√©n las ponen.

Sé que existen salas de ese calibre o incluso mejores en Madrid, pero costando lo que cuestan van en contra de las leyes naturales de gastos que he implantado en mi vida, así que allí seguiré conformándome con las salas clásicas o mi casa, que tampoco está nada mal (y lo estará mucho menos cuando al fin pueda comprarme el ansiado proyector). Seguiremos reportando.

February 27, 2009   12 comentarios